martes, julio 29, 2014

El Mejor Equipo del Mundo. Los Spurs un equipo triunfador, donde el objetivo es muy claro.

Muy buen artículo leído en el blog El Trayecto del talento.


“El mejor equipo del mundo”, así tituló La Nación el martes 17 de junio de 2014, al trabajo que diseñó Greg Popovich, como responsable técnico de San Antonio Spurs, al lograr el último campeonato de la NBA, la liga de basquetbol más importante del mundo.

Popovich, con 5 campeonatos logrados, vuelve a ser la clave del éxito de este logro.

Sin dejar de considerar el trabajo de cada uno de los integrantes del equipo, Greg alcanzó este quinto anillo con conceptos tales como un gran entrenador no quiere a los mejores jugadores, quiere a aquellos jugadores que son mejores para entrenar, que acepten ser dirigidos y enseñados. Figuras de la talla de Tim Duncan, Tony Parker, Manu Ginóbili, el Big Threemás ganador de la historia de los play-off, están siempre dispuestos a aceptar la indicación del técnico, sin discusiones, sin titubeos.

Así se forma un equipo, un equipo triunfador, donde el objetivo es muy claro, pero los medios lo son más, el entrenar, el escuchar, el poder corregir errores, el aceptar que hay alguien que ve un trabajo colectivo, más allá de una súper figura (paso con el último rival, Miami Heats y su estrella, Lebron James).

¿Cómo podemos aplicar estos conceptos a nuestra función gerencial y lograr resultados? Revisemos la frase de Popovich. Debemos ser un buen transmisor de necesidades, pero sabemos seleccionar a nuestros players, quizás sí, ahora bien, ¿los escuchamos? ¿Nos escuchan? ¿Somos claros? ¿Nos gusta lo que hacemos, queremos lo que hacemos? ¿Amamos lo que hacemos?

No podemos vender un proyecto, si primero no lo compramos nosotros. No hay lugar para el que no se ajusta a las reglas, a veces hay quien llama la atención de sus dirigidos, otras se les reclama más dedicación o compromiso. En un equipo esto no existe, a nadie hay que pedirle que no llegue tarde…eso acá no existe dice Greg.

Parece sencillo, pero no lo es.

Esa cuestión del liderazgo que ejercemos los ejecutivos, nos lleva en oportunidades a encontrarnos con cuestiones parecidas a las de Pop, pero detrás de esa tribuna o el televisor que genera el alentar, aplaudir o simplemente disfrutar del espectáculo, existe todo una gestión elaborada a través de esquemas, estrategias, tácticas que son conducidas a un fin determinado solo si contamos con las competencias y actitudes de líder que todo equipo necesita.

Así y todo, muchas veces el resultado queda muy cerca del objetivo, con lo cual hay que volver a retomar y redefinir el proceso empleado, ya que muy cerca es importante, pero lograrlo es mejor.

Hace pocos días trabajando con un colega sobre este tema, me encontré que uno de las mayores inconvenientes que observaba con un grupo era la falta de trato (voy a evitar la palabra comunicación ya que es muy amplia, y muchas se usa como paraguas de problemas menos claves); esa falta de trato venía ya desde su superior y repetía el mismo error hacia su gente.

No solo se ejerce el liderazgo hacia sus subalternos, quizás el más sencillo muchas veces, ejercer el liderazgo hacia arriba, significa complementar el trabajo en equipo. Volviendo al ejemplo de Popovich, si él no manejara las relaciones con el dueño de la Franquicia y permitiera que éste por su condición de tal, tratara de imponer sus ideas, no podríamos imaginar las consecuencias.

El vector de dirección se encuadra dentro de variables determinadas que son insoslayables y que necesariamente forman parte del objetivo a cumplir.

El manager, el gerente, debe tener independencia de criterios, dentro de la misión que se le asigna, velar por los resultados es velar por su gente, es participarla, es direccionarla, es comprometerla, ¡y eso en mi área pasa!

Hablamos de liderazgo, de participación, de compromiso, de roles claramente definidos. Armonizar esto, es conceptualmente lo que lleva a obtener los logros de un equipo.

Se gestionan las cosas, se lidera la gente. ¡Greg Popovich, el mejor Equipo del Mundo!

Por Alfredo B. Fernandez
Gerente General
Schein Consultores